Origen
Proposito
Pilares
Red Internacional
Articulos
Talleres
¿Como Participar?
Cultura de Paz
Escuelas

Viaje al interior

Cuento realizado en EducArte - Guiar,
Por Amaraya
Argentina, Enero 2010

   Esta historia verdadera que les voy a contar, se desarrolla en un lugar muy cercano e íntimo para todos nosotros; se llama cuerpo humano.

 

   Un día decidí viajar al interior de mi cuerpo, quería descubrir los secretos de su organización, pues sentía fascinación por la belleza y la armonía que encontraba en cada parte y en todo su conjunto. Es así que una noche antes de dormir escuché una voz que me decía, Muarka, Muarka, tu deseo ha sido concedido, si quieres viajar al interior de tu cuerpo sigue con tu mirada la luz que hay frente a ti y tararea su melodía.

 

   Es así como inicié ese viaje que tanto había deseado. La luz, me llevó dentro de un recinto muy luminoso, con todos los colores del arco iris, donde sonaba permanentemente  un tambor, era hermoso su sonido, ni muy fuerte, ni muy débil, lo suficiente para sentir su presencia y poder escuchar otros muchos sonidos que se deslizaban por todas partes, en su conjunto, era magistral. ¿ como nunca antes había podido escuchar?. Estaba emocionada, tenía ganas de conocerlos a todos. El sonido del tambor me impulsó y viajé en un pequeño barquito, sobre un agua tibia que era pura luz, y que además, entonaba una linda canción al compás de los sonidos que llegaban desde todas las direcciones. Así llegué a otro lugar donde podía volar, una fresca y húmeda brisa me impulsaba, su sonido era dulce como el del oboe y, al fondo se sentía el tambor. Así fui viajando en el pequeño barquito escuchando la canción que del líquido fluía, y aunque al principio no la entendía, poco a poco fui descubriendo su lenguaje. Así entendí que el tambor era el corazón que guiaba, contenía y limitaba con amor el desarrollo de las funciones de todos los demás, que la brisa de aire fresco y húmedo era el aire que abrazaban los pulmones, que el líquido brillante era la sangre, y era la encargada de llevar la conciencia a todas las partes a la vez, y recoger las bolitas de luz de la vivencia que estaban teniendo, pues muchas de ellas estaban en contacto con otros seres, como las plantas, las piedras, los animales, las hadas, los duendes......

   Mentalmente pregunté, ¿ quien guía al corazón para mantener tan rítmico son?. Es así como la sangre me contó la conexión que sostiene el corazón con el Cielo y con la Tierra, y que gracias a ello, puede sostener esa guía con tanto Amor.

   Todos saben que son una gran Unidad donde cada pieza ocupa su lugar, y así yo pude entender los secretos de la Unidad para toda la eternidad.

 

Amaraya

 

 

 

Para Mayor Información, contactarse a: Info@EducacionEvolutiva.org