Origen
Proposito
Pilares
Red Internacional
Articulos
Talleres
¿Como Participar?
Cultura de Paz
Escuelas
Artículos de Conciencia 

La escuela en La Naturaleza

Respira… observa… escucha….

Siente….

Somos parte del planeta, el agua que corre por nuestro interior es el mismo elemento agua que ves en la superficie e interior del planeta… solo es un elemento agua, lo mismo que los otros… no estamos sobre el planeta, estamos dentro…somos parte, una pieza del gran cuerpo al que pertenecemos…

Con toda la variedad que presenta, reinos, elementos, colores, aromas, texturas…  nos da una gran diversidad dispuesta al aprendizaje que necesitamos.

Si queremos una cultura de paz, donde podemos reconocernos entre todos los seres humanos, y seres vivientes del planeta, ello se debe formar. Aprender a convivir no es posible si no conviviendo. Si quieres  desarrollar la sociabilidad, precisamos permitir momentos de interacciones entre niños y niñas, si queremos aprender a respetar el planeta, el lugar donde vivimos, necesitamos generar el espacio de convivencia con él.

La sociedad actual está cada vez más alejada de la naturaleza, lo que nos hace no entenderla, verla como algo externo, sin lograr participar de ella, hasta temerle.

La propuesta de generar una escuela en la naturaleza, parte de este concepto: Que sea posible rescatar el vinculo natural con el entorno, volver a asumir nuestro planeta como un hogar, aprender a conocer el funcionamiento de la naturaleza a través de la vivencia misma, sin tener que verla en un libro… es irónico tener que conocer los árboles a través de enciclopedias, si tenemos la posibilidad de vivirlo y disfrutarlo.  Creemos que el aprendizaje vivencial da mucho de sí. Además de comprobar con nuestra experiencia, que se generan materiales didácticos con elementos de la naturaleza muy simples. Se activa la creatividad, la capacidad de asumir desafíos, tomar opciones.  Se terminó el tema de hacer y hacer (o comprar y comprar) juguetes o materiales para entretenerles, o captar la atención.

Entremedio  de los árboles, sentados en el pasto, o en sus bancos, con el cielo al descubierto, están más atentos a las explicaciones y trabajos, están libres, pueden respirar el aire puro, sentir la tierra en sus pies, eso les relaja, les concentra, les permite dirigir la atención al aprendizaje. Están libres del estrés comprobado que genera el estar tanto tiempo en una pieza, sin “movimiento natural”. El sonido de la naturaleza es como una suave música de relajación… el canto de un ave, o varias, de pronto un animalito del medio natural que pasa por las cercanías, está lleno de aventuras venir a la escuela.

Se cuida el espacio, se limpia, aprendemos a mantener la armonía del lugar. Aprendemos el funcionamiento de los ciclos naturales, el movimiento del sol, estaciones del año, movimiento de la luna. Estos ciclos se viven, se comprueban. Descubrimos que estamos llenos de vida alrededor y que cuidarla es además de una responsabilidad un disfrute muy placentero. El concepto “ecología” es algo que en una escuela al aire libre  se vive día a día. Las clases se vuelven interactivas,  todos los participantes se sienten a gusto.

Antes de empezar la escuela se realiza reconocimiento del terreno, excursiones en las que se van definiendo “los salones”;  y una vez definidos, se limpian, se acomodan, nos conectamos con el espacio, los elementales del lugar, guardianes. Observamos la flora y fauna natural, la geología del terreno, potencialidades, precauciones, etc. Todo este trabajo ya forma parte del programa escolar.

Se construye (o consigue), el material mínimo requerido como mesas, sillas o bancos. También tenemos una “casita” en la que se guardan los materiales, cuadernos o libros que se utilicen.

Inicia la aventura!!! una hermosa experiencia de ir recorriendo los contenidos del programa educativo con toda la contención de la madre naturaleza misma. Según los contenidos podemos movernos a diferentes espacios, utilizar los recursos que el entorno nos brinda. Por momentos subirnos a un cerro para completar un contenido,  o “abrir el espacio de los números” entremedio de unos árboles… o “encontrar” el árbol de la poesía…. Es muy variado el aprendizaje y estimulante.

Desarrollar el aprendizaje a través de ambos hemisferios cerebrales, aprendiendo a convivir con la naturaleza y entre nosotros, respetando las diferencias propias de edades, culturas, etc.

Cada espacio del planeta tiene sus propios desafíos, es importante conocerlos y tener la flexibilidad de adaptarnos a ellos, si cae nieve será una experiencia diferente, si de mañana es muy frío, deberemos empezar más tarde, si es muy caluroso a medio día, entonces empezamos más temprano y así… este ejercicio nos lleva a aprender a movernos de acuerdo a los ritmos de la naturaleza, y aprender que todo es posible de realizar si aprendemos a ajustarnos a los movimientos naturales. Tener la soltura y flexibilidad, estar dispuestos a cambiar es quizá uno de los más ricos aprendizajes.

“La riqueza más grande consiste es descubrir cuanto potencial tenemos a nuestro alrededor
y saber cómo aprovecharlo es un don que se activa cuando aprendemos
 a disfrutar de la experiencia que nos brinda la vida misma”

 

Nuestro interés con este artículo es compartir una vivencia que para nosotros es muy rica y nutrida en experiencia misma. Estamos abiertos a apoyar o asesorar a quienes buscan una experiencia mas cercana a lo natural, lo espontáneo y variado que presenta el medio ambiente cuando nos adentramos en él…..

Por informaciones nos puedes escribir a la dirección del pie de página.

 

Documento perteneciente a la Red de Educación Evolutiva.
Se autoriza la reproducción, respetando la fuente original:
Irdinave, Educación Evolutiva.
www.educacionevolutiva.org

Más artículos

 

Para Mayor Información, contactarse a: Info@EducacionEvolutiva.org