Origen
Proposito
Pilares
Red Internacional
Articulos
Talleres
¿Como Participar?
Cultura de Paz
Escuelas
 

Cuento realizado en EducArte - Guiar,
Por Iradana.
Argentina, Enero 2010

UTISHA

Había una  vez un lugar llamado  Utisha.  Era un lugar mágico, algunos lo llaman realización.  En Utisha, todos sus habitantes, fueran  hombres, mujeres, jóvenes, niños, duendes, salamandras, ondinas, silfos o gnomos. Así fueran árboles, plantas o piedras, vivían formando una gran familia.

Cada uno se hacía cargo especialmente de una tarea, ¿adivinan cómo se repartían?, muy fácil, elegían  la tarea  que más amaban, así eran todos muy felices y vivían en gozo permanente.

El aire era suave y acariciaba a cada uno susurrando mensajes de unos y otros.

El agua en los arroyos, ríos y lagos cantaba cantos de amor, La tierra se moldeaba formando montañas, valles, llanuras, abrazando a cada ser que elegía vivir allí.

El sol mandaba rayos a cada corazón manteniendo la temperatura perfecta para cada uno.

Los árboles cuidaban el equilibrio del agua y la temperatura del sol  ,así como ,la sombra.

Las plantas y las flores se abrían luciendo  su capacidad de entregar belleza, armonía o alimento para el que lo precisase.  Los animales volaban, caminaban o nadaban en paz jugando entre ellos y los seres humanos más  cercanos.

Había tanta magia que todos eran cada vez más felices; ¿adivinan por qué?, porque además podían aprender todo de todos; ¿cómo? pues...si algo llamaba el interés en uno, siempre estaba el maestro de ese arte dispuesto para enseñar, compartir y jugar.  Así, todos, lo mismo el que llevaba mucho tiempo viviendo allá, como el que recién llegaba, tenían la posibilidad de disfrutar al máximo de su  existencia y de lo que  amaban.

Seres de otros lugares acudian a observar, estudiar, y analizar  para poder comprender esa forma de vida.

Algunos se preguntaban:”¿Cómo será que se comunican?.....¿que idioma  hablan para entenderse entre todos? Plantas , duendes, ríos, bebés, aire……”

Todas esas curiosidades encontraban respuesta  nada más acercarse  a las puertas de Utisha. En ese punto el visitante recibía un soplo de Amor tal, que hacia  escuchar en sus oídos  ..”Anahioranda   eres amada reconocida en tu esencia…”

Utisha…se tu misma  o y desde ahí sentían transportarse hasta  el centro  de la ciudad donde moraba  el árbol de la  sabiduría, bajo él y respirando profundo eran iniciados en la experiencia de Utisha, sé tu mismo (a) , tu real ser en todas sus dimensiones.

Y así es que una y otra vez, una y otra vez, se fue alcanzando más y más magia cada vez para toda la creación.

Autora:  Iradana

 

Para Mayor Información, contactarse a: Info@EducacionEvolutiva.org