Los padres y madres

Publicado por Ariaté Educación Evolutiva en

Los padres y madres: Pilares fundamentales de la educación Ciertamente siempre hemos escuchado de nuestros mayores,
“si no quieres que tu hijo haga algo, primero corrígelo en ti”. Esto es lo que en la educación evolutiva llamamos:
“ser un ejemplo vivo en acción”.

Desde el núcleo que conformamos los educadores de la educación evolutiva, trabajamos profundamente en nuestro proceso interno para rectificar en nosotros los viejos patrones educativos.

Tenemos conciencia de que todos los adultos somos referentes educativos para los niños, especialmente los padres y los maestros.

La educación de los niños/as es algo que estamos haciendo permanentemente en cada acto que realizamos, es por ello que consideramos de vital importancia que los padres y los maestros trabajemos juntos.

Cada vez más, el ritmo de vida que imprime la ciudad nos aleja del ritmo natural del sol, de las estaciones, de la conexión con la naturaleza.

Y también, de sentirnos educadores de nuestros hijos, relegando esta función a la escuela.

Así como en muchos casos se da una falta de coherencia entre lo que los niños están recibiendo en la escuela y lo que reciben en sus casas.descuidando ambos, maestros y padres la comunicación y la complementariedad para una educación saludable, dando al niño/a, una educación integradora, en lugar de la polaridad que muchos niños/as están viviendo actualmente.

En generalmente en la casa que los niños acceden a ver programas televisivos, películas, internet…

Que los impregnan a través del poder de la imagen, de mensajes que en muchos casos van en contra de la vida, produciendo cada vez mayor desconexión de si mismos, dificultándoles reconocer los dones que portan, quedando vulnerables y fácilmente manipulables.

Es así como casi sin darnos cuenta, soltamos la educación de nuestros hijos/as.

Nos ocupamos de que no les falte alimento, la mejor ropa, juguetes, computadora, celular, y todas las cosas materiales que desde la desconexión hemos creído imprescindibles, olvidándonos de lo más hermoso, disfrutar de la función de ser padres, igual que un tiempo atrás disfrutamos de ser hijos.

Si nos trasladamos en el tiempo y nos vemos como niños/as, podemos conectarnos y darnos cuenta de lo que realmente fue importante para nosotros.tanto de lo que recibimos, como de lo que carecimos y anhelamos de nuestros papás, de que lo más importante para nosotros era sentirlos presentes y sentirnos mirados.

El niño/a sabe que existe gracias sus padres y que de ellos depende su sostenimiento en la vida, por ello es fiel a sus progenitores absorbiéndolo todo de ellos, y asegurándose así el derecho de pertenencia a la familia.

Esto es algo que actúa en un nivel inconsciente, y siempre por el profundo amor que los hijos/as tienen por sus padres y madres.

Por todo ello desde la conciencia de la educación evolutiva hacemos un llamado a las madres y padres, para que juntos eduquemos a los niños/as del nuevo tiempo.

Recuperando los valores de nuestros ancestros, que sentían la conexión con la tierra, la gran madre que nos acoge, nos nutre, respetándola y cuidándola.

Aquellos hombres y mujeres sabias que observaban profundamente a cada niño/a descubriendo los dones en cada uno, acompañándolos y viéndolos en la totalidad del ser.

Entregándoles miradas de reconocimiento que nutrían la confianza en si mismos, pudiendo así desarrollarse libremente, experimentar la complementariedad entre los diferentes aportes de los demás niños/as.

Pudiendo así fácilmente y de forma natural evolucionar desde el permitirse Ser.

Sintiéndose valiosos y parte única y complementaria de todas las piezas que conforman la Unidad.


Escrito por Tamina Alvarez Eskuche.